Christian Oquendo:
La semana pasada se llevó a cabo el ‘Día del blog’. Fue una jornada para celebrar la práctica de mantener bitácoras, diarios personales, en Internet de casi cualquier tema. La fecha resalta el advenimiento del “Yo periodista” reconocido por diario ‘El País’ y el descentramiento de las fuentes de información.



El Ecuador ya tiene su propia ‘blogósfera’ que está conformada por las interacciones de cientos de ecuatorianos que están replanteando la noción de “líder de opinión”, pues son personas del común que tienen una doble vida: mezclan sus tareas profesionales con la pasión de bloguear.

Estos bloguers ecuatorianos han creado una comunidad en la que hay auténticas figuras que tienen cientos de miles de seguidores como la autodenominada “Pitonizza” y el sitio de actualidad llamado “La Hueca”.

Claro está, la blogósfera ecuatoriana está enfocada en ciertos temas más que otros, allí se destacan el fútbol y la política. Las emotividades que despiertan estos temas generan extensos y fogosos debates que duran horas y días.

Los compatriotas blogueros discurren en la red acerca de los temas que les atraen y juntos han creado un espacio de diálogo desenfadado que ha devenido en termómetro de la cultura ecuatoriana. Sí, ahora desde una pantalla de computador es factible ver el momento de la cultura popular del país.

En una concepción tradicional, cuando uno quería hacerse una idea del estado de la opinión pública, acudía únicamente a las páginas editoriales de los periódicos. En la actualidad esa práctica tiene que complementarse con una exploración de lo que se dice en Internet. Incluso el Gobierno ya tiene seguidores y activistas que lo promocionan en foros de debate y encuestas virtuales.

Si bien la blogósfera ecuatoriana ya tiene un arrastre y dimensiones de consideración, representa todavía un mundo paralelo al de la radio, la prensa y la TV. Parece que los medios tradicionales aún no toman en serio o quizás le tienen miedo a la blogósfera y prefieren mantenerse en su área de seguridad. Da la impresión de que este ámbito virtual es para muchos comunicadores una suerte de territorio salvaje e inexplorado.

Escrito y autorizada su reproducción por Christian Oquendo Sanchez; publicado en Diario La Hora.

Technorati Tags: