Christian Oquendo:
A mediados de los cincuentas, en los Estados Unidos, Siebert, Peterson y Schramm publicaron un libro que se convertiría en un clásico para entender el funcionamiento del periodismo en distintos regímenes políticos: ‘Cuatro teorías de la prensa’.



La ‘teoría autoritaria’ es el resultado del entorno despótico del Renacimiento tardío. En esa fase de la historia la verdad estaba en manos de una elite de sabios que tenían la misión de guiar al resto de la sociedad. Esta teoría tuvo su auge en los siglos 16 y 17, fase en la que los gobernantes usaban los periódicos para comunicar verticalmente a la población sus ideas.

En los siglos 18 y 19, con la llegada de la libertad religiosa, el desarrollo de la democracia representativa, el auge del comercio, las comunicaciones a larga distancia, la economía basada en la liberalización de los mercados y la filosofía del Iluminismo, la ‘teoría autoritaria’ dio lugar a la ‘teoría libertaria de la prensa’.

Allí se plantea que la gente tiene la capacidad de juzgar por sí misma, sin la necesidad de líderes visionarios. La prensa es un medio para buscar la verdad y no un órgano gubernamental, por eso es imperativo que funcione libre de la influencia del poder central. Se hace indispensable la creación del polémico “mercado libre para las ideas”, donde todos tengan acceso a la prensa, del cual emergerá la verdad.

En la primera mitad del siglo 20 se desarrolla la teoría de la responsabilidad social, ante la constatación de que pocos tenían acceso a las empresas periodísticas, pues estaban concentradas en pocas manos.

Por ello, los medios tienen la obligación de ser socialmente responsables, ofrecer todas las perspectivas posibles sobre un asunto, para que el público tome la decisión más adecuada. De no cumplir su función, cabe la posibilidad de que se creen agencias públicas para que los medios lo hagan.

Siebert y sus colegas definen la ‘teoría comunista soviética’ como aquella en la que la prensa funciona como una herramienta del poder central. La propiedad de los medios es estatal y no hay afán de lucro. La labor periodística está determinada por los designios del partido.

Si bien se trata de un esquema, nos ayuda a ver las posiciones que están en debate respecto de la nueva Ley de Comunicación. La pregunta es qué clase de régimen híbrido entre la ‘teoría de la responsabilidad social’ y la ‘teoría comunista soviética’ surgirá del proceso.


Escrito y autorizada su reproducción por Christian Oquendo Sanchez; publicado en Diario La Hora.