Liga Campeon:
Es uno de los clubes que más se preocupa de las divisiones inferiores. Por ello, Liga Deportiva Universitaria se coronó campeón este año en la categoría Sub 19. Con varios integrantes que formaron parte, en determinado momento, del plantel principal, los juveniles ‘albos’ cerraron un brillante año: fueron terceros en la primera etapa, primeros en la segunda y aseguraron el título en la liguilla.

El principal responsable de este éxito es el entrenador argentino Víctor Botaniz, quien llegó a Ecuador en el 2002 y hoy está a cargo de las divisiones formativas de la U. Todo se realiza de acuerdo con un proceso establecido.

Se trabaja con chicos desde la categoría Sub 16 hasta la Sub 19. “Las categorías inferiores a éstas estaban en manos del ex presidente del club, Esteban Santos. El resto son manejadas por la Comisión Pro Estadio”, indica el técnico campeón Sub 19, Pablo Sotalín.

Existe la posibilidad, según agregó el estratega ecuatoriano, de que con el nuevo mandato ‘albo’ a cargo de Carlos Arroyo, las divisiones menores también pasen a manos de la Comisión Pro Estadio, liderada por Rodrigo Paz.

La prioridad para los forjadores de talentos de Liga es conservar de la mejor manera a los canteranos para un futuro no muy lejano. Cada categoría posee su propio cuerpo técnico, con un entrenador, asistente técnico, médico deportólogo, fisioterapeuta y utilero. La Sub 16 está a cargo de Gustavo Vásquez (Ecuador); la Sub 18 bajo las órdenes de Leonardo Stielike (Argentina) y la Sub 19 es conducida por Pablo Sotalín.

“Cuando existen jugadores de buenas condiciones en las divisiones menores a la de 19 años, se los ubica en las categorías altas, de acuerdo con su rendimiento”, explica Sotalín. Y cuando su capacidad es mayor, el juvenil es tomado en cuenta para el primer plantel. Así, elementos como Cristian Balseca, Paúl Plaza, Alexander Domínguez y Ángel Pután, aparte de lograr el campeonato nacional en su categoría, jugaron en su momento con el primer equipo.

“Lo primero que nos enseñan es a amar la camiseta... a dar todo en busca de la pelota. Luego nos enseñan el resto de fundamentos técnicos y tácticos”, cuenta Balseca, quien fue considerado por el técnico Bauza para la liguilla.

Como él, cada inicio de año son centenares de jóvenes que llegan al club con la ilusión de ser profesionales. Enero y febrero son los meses con mayor presencia de aspirantes. “A Pomasqui llegan entre 400 y 500 chicos a probarse, mientras que en todo el año captamos alrededor de 1 000”, indica Sotalín. Las pruebas no tienen un tiempo específico y se evalúa el aspecto táctico y técnico con un partido inicial de fútbol. En algunos casos, pocos tienen la suerte de quedarse, pues demuestran que son buenos futbolistas.

Cada quién debe llevar su indumentaria para las prácticas: ‘estoperoles’, canilleras, vendas, pantaloneta y camiseta. El club les provee de chalecos. Pero una vez que se quedan, la institución ‘alba’ les entrega uniformes, vivienda y alimentación -en caso de los jugadores que llegan de otras provincias-. Además, reciben ayuda económica para los pasajes. El monto varía entre 50 y 100 dólares al mes. Así se forjan en Liga de Quito a sus futuros profesionales.


Kopiado de El Comercio





Blogalaxia Tags: | |


Technorati Tags: , ,