Señor Presidente Rafico Correa,
Empezare con una pregunta llana y sencilla:
Las carreteras y caminos vecinales son públicos o privados?

Esta misma pregunta la extiendo para sus ministras de Turismo (turiscupón) y Medio-ambiente (Ambiente entero).
Siempre relleno a mi Rocinante con equipo de montaña y unos cuantos amigos para ir en pos de conquistar alguna montaña de mi país, aunque a veces tambien viajo solo con mis penas y alegrías.

Hace un par de días empezó mi via crucis, al tratar de ingresar al Parque Nacional Cotopaxi, me enteré que tienen prioridad de acceso, los hacendados , sus mayordomos y esclavos, que han comprado en el gobierno de Bucaran, una vasta extensión de territorio que antes era parte del Parque Nacional Cotopaxi; también me enteré que de ellos dependía el uso del carretero que lleva al pie del nevado, y hacia diversas zonas de visita. Estos caminos ahora tienen trancas por doquier, y las han puesto los hacendados, sobretodo aquel hacendadillo al cual el ex-presi Buca... le vendió todo el bosque de pinos (una empresa maderera de Pichincha), por lo que ahora parece un desierto todo el acceso al parque. -Conoce usted los caminos del Boliche? los conocen sus ministras?- supongo que no, pues esta repleto de trancas con candado, cadenas y demas fierros que impiden el paso al turista nacional y extranjero. Curioso es que tengamos que pedirles permiso a estos hacendados para poder transitar estos caminos que son estatales.

Y la privatizacion de las vias publicas no termina, para ingresar al nevado Antizana es la misma historia, hay que pagar peaje. Acaso los hacendados son más poderosos que los organismos estatales de control? o no existe tal control?. Estas vias fueron realizadas con capitales estatales. Que está pasando?

Entonces Presi, que sus ministras tomen cartas en el asunto. Espero que a los guardaparques se les escuche, ellos saben que es lo que sucede, cuales son las presiones y los controles de los hacendados. Le recomiendo ir de paseo por el Parque Cotopaxi, lleve a sus ministras, invite a la prensa para que hagan escándalo de algo que si afecta a la naturaleza, al medioambiente, al ser humano; porque va a ver ganado vacuno pastando libremente y al cuidado de los explotados guardaparques, en la laguna de Limpiopungo, destrozando la vegetacion del páramo, destruyendo el paisaje, mermando la belleza escénica que tanto gusta al turista nacional y al extranjero.

No es cuestión de más leyes, sino de tener la fuerza para hacerlas cumplir, al de poncho y al terrateniente, al mísero pelafustán sin billuso y al mísero pelafustán con billuso...

En espera de resultados positivos,

Cordialmente

Teofrasto Carrión Olmos