Batalla del Pichincha:
Hace ya 185 que un día como hoy nos liberamos del Yugo Español. Hace ya 185 años que un joven Antonio José de Sucre (27 años a la fecha), libró la Batalla de Pichincha para derrotar al ejército realista comandado por el Mariscal de Campo Melchor Aymerich.


Era el 23 de mayo. En una noche resplandeciente desfilaban sigilosamente las tropas de Sucre con dirección al Pichincha. El silencio era solemne, los movimientos eran cautelosos y ordenados. La caminata duró algunas horas; al amanecer del 24 hallábanse ya en su punto estratégico. El panorama era magnífico y causaba asombro a los que por primera vez pisaban este suelo en el cual se iban a celebrar una de las batallas más importantes de la libertad ecuatoriana.

"Porque esa gran porción de hombres armados era el ejército de Antonio José de Sucre que conducía desde las ardientes selvas del Litoral, para decidir en un combate la suerte de la que hoy es la República del Ecuador. Se componía de 3000 soldados curtidos al vivac (dormir con lo que se tiene puesto) de los campamentos y el fuego de las batallas anteriores; veteranos que en magna epopeya de la independencia, se habían cubierto de gloria, ya que en la s llanuras del Apure, ya en los campos de Carabobo y Boyacá, o en las jornadas históricas del Maupú y Chacabuco; venían de todas partes, del norte, del sur, como un cita gloriosa en defensa de la más grande e inmortal de las causas. El ejército de Sucre se encontraban jefes como el General Mires, el Coronel Morales, el Coronel José María Córdoba y el Coronel Santa Cruz, hombres valerosos y de lucha.

Rompieron los fuegos a las nueve y media de la mañana entre el grueso del ejército español del General Melchor Aymerich, y las tropas que mandaba el General Córdoba compuestas de dos compañías del Magdalena, los Cazadores del Paya y el batallón peruano Trujillo. Media hora durante este combate. Cesa el fuego. Más municiones y vuelve reforzada por dos compañías del general Mires. Nuevamente consumidas las municiones, los patriotas se despliegan, los realistas se arrojan sobre ellos creyéndolos vencidos. Compañías realistas se desprenden para flanquear la izquierda de Sucre, a su encuentro salen otras tres del Albión, cuerpo formado por aquellos bravos ingleses que vinieron a derramar su sangre en la conquista de la libertad americana. Sucre dirigía con paciencia y decisión. Se da orden de cargar a bayoneta comienza lo más horroroso del combate. El choque fue horrendo. Se combatía irresistiblemente ... la fuerza de los patriotas se duplicaba. Córdoba recibió la orden de dar el golpe de gracia. ... Entre los soldados de la independencia había un joven que desde tiempos atrás, se distinguió por su valor y su serenidad ante el peligro. Herido ya combatía ardorosamente, con ejemplar valor gritaba, exclamaba con delirio empujando a sus compañeros de combate: ¡"Adelante, amigos míos, avancen muchachos"!. Este joven era el Heroico Niño Abdón Calderón, cuencano de prosapia guerrillera. Al fin, los españoles cedieron el campo, precipitándose abajo, por entre la quebradas y riscos. A las doce del día bajo un sol resplandeciente, los soldados de la libertad dieron el grito de victoria" (1)


Firma de la Capitulación
Al día siguiente de la triunfal jornada del Pichincha, es decir, el 25 de mayo de 1822, se suscribió la respectiva Capitulación entre Melchor de Aymerich, general del Ejército español, y Antonio José de Sucre, general de brigada del Ejército de Colombia y comandante general de la División del Sur de la República.

Melchor de Aymerich comisionó a los coroneles Francisco González y Manuel María Martínez de Aparicio, y teniente coronel Patricio Bray.
Antonio José de Sucre nombró representantes a los coroneles Andrés Santa Cruz, jefe de las tropas del Perú, y Antonio Morales, jefe de Estado Mayor de la División Libertadora. El trascendental documento fue ratificado y aprobado, para que sea cumplido en todas sus partes fiel y rigurosamente. (2)

Entonces, con la rendición de Quito, que a su vez puso fin a la resistencia Realista en la provincia norteña de Pasto, Bolívar pudo entrar en la ciudad, como finalmente lo hizo el 16 de junio de 1822. Entre el entusiasmo general de la población, la antigua Provincia de Quito fue incorporada a la República de Colombia. Por su parte Guayaquil, que aun no decidía su futuro, con la presencia tanto de Bolívar como del victorioso ejército colombiano en su territorio, proclamó la incorporación de Guayaquil a Colombia el 13 de julio de 1822.

Ocho años después, en 1830 los tres departamentos del Sur de Colombia, Quito (que cambió su nombre por el de Ecuador), Guayaquil y Cuenca se separaron del país para formar un Estado independiente, que tomó el nombre de República del Ecuador.
(3)

Lo que me apena mucho es que todos recuerdan a Bolivar como el padre de la patria, cuando en verdad es Sucre la persona que en verdad nos liberó de los Españoles; Después de todo los restos de Sucre descansan en Quito, su patria adoptiva.



Fuentes:

Antonio José de Sucre
Simón Bolívar

(1) BATALLA DE PICHINCHA 24 DE MAYO DE 1822, Fuente: Humberto Oña Villarreal, Fechas Históricas y Hombres Notables del Ecuador, Cuarta Edición, 1982.

(2) El Universo: Pichincha, perpetuo legado de libertad

(3)Batalla de Pichincha





Technorati Tags: , ,